Cuento: El zagalillo

328

Escritor por:

Érase un zagalillo, famoso en muchas leguas a la redonda por sus respuestas atinadas y discretas. Su fama llegó a oídos del Rey, el cual, no dando crédito a lo que le contaban del chiquillo, mandó llamarlo a su presencia. Díjole:

– Si eres capaz de responder acertadamente a tres preguntas que voy a hacerte, vivirás conmigo en palacio como si fueras mi propio hijo.

– ¿Cuáles son las preguntas? – dijo el muchacho.

 

rey cuento

 

– En primer lugar – dijo el Rey -, dime cuántas gotas de agua hay en el océano.

A lo que respondió el zagal:

– Señor Rey, ordenad que detengan todos los ríos de la tierra, para que no entre en el mar ni una gota de agua más hasta que yo las haya contado, y entonces os diré las que contiene el océano.

– He aquí la segunda pregunta – prosiguió el Rey -: ¿Cuántas estrellas hay en el cielo?

– Dadme un pliego grande de papel – respondió el pastorcillo. Y trazó en él con una pluma tantos puntitos y tan apretados, que apenas se distinguían unos de otros; era imposible contarlos, y se le nublaba la vista a quien los miraba fijamente.

Luego dijo: estrellas

– Hay en el cielo tantas estrellas como puntitos en este papel. ¡Contadlos, y lo sabréis! Pero nadie fue capaz de hacerlo. Y el Rey continuó:

– Va la tercera pregunta: ¿Cuántos segundos tiene la eternidad?

– En Pomerania – contestó el muchacho – hay una montaña de diamantes: tiene una legua de alto, otra de ancho y otra de fondo. Desde hace cien años se posa en ella un avecilla y afila en ella su pico. Pues cuando haya desgastado toda la montaña, habrá transcurrido el primer segundo de la eternidad.

Entonces dijo el Rey:

– Has contestado a las tres preguntas como un verdadero sabio. En adelante vivirás en mi palacio y te consideraré como a mi propio hijo.

 

 

 

 

Fotos: Flickr.com

Última modificación: 17/06/2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *