Tips para mantener el orden en casa

1577

Escritor por:

Mantener el orden en casa puede ser muy sencillo, si tomas las decisiones correctas y te planteas una rutina diaria de aseo y organización. Hacer un poco cada día, te ahorrará tener que estar limpiando y ordenando la casa durante horas en tu día libre. Sabemos que vas muy ocupado y casi no tienes tiempo para nada, y que cuando llega el momento de descansar y relajarte, lo que menos te apetece es sumergirte en una montaña de ropa sin doblar o en pilas de papel sin clasificar. La clave está en no procrastinar y plantearte un objetivo muy sencillo para tu día a día: invertir unos minutos en ejecutar tus tareas diarias con precisión, e ir limpiando, ordenando y guardando, al ritmo al que vas utilizando o ensuciando. Tardarás un poco más en hacerlo de la manera adecuada, pero después la recompensa merecerá la pena: una casa ordenada y despejada.

Vivir en una casa ordenada te ayudará a sentirte más cómodo, relajado y contento. No hay sensación más reconfortante, que llegar a casa y verlo todo en su sitio. No hablamos de tener una casa de revista, sino de un hogar, donde todo ocupa su espacio y se encuentra en perfecta armonía y equilibrio. Los elementos discordantes, los montones y el exceso de objetos a la vista puede llegar a ocasionarnos estrés, inestabilidad y ansiedad. Para poder evitar estas sensaciones tan negativas, te recomendamos que tomes nota de estos tips para mantener el orden en casa y garantizar tu comodidad.

1. El recibidor

La entrada o recibidor es, como bien apunta su nombre, el lugar que nos da la bienvenida a la casa. En él podemos, dejar todo aquello que ya no necesitamos al llegar a casa y que volveremos a coger inmediatamente, la mañana siguiente, antes de disponernos a salir de casa (las llaves, la cartera, un sobre, un cuaderno, el bolso o los zapatos). En este espacio, a parte de un perchero, podemos colocar una consola con cajón o una bandeja, donde dejar nuestros objetos personales, un colgador para las llaves e incluso, un mueble zapatero, donde guardar los zapatos y sacar las zapatillas de andar por casa. Si tienes suficiente espacio, puedes colocar una banqueta o butaca descalzadora, junto a la alfombra, para facilitar el cambio de zapatos al entrar o al salir. Todo debe ser cómodo y ocupar su espacio, para ayudarnos a mantener el orden.

2. El comedor

Para el comedor, no hay nada mejor que un buen aparador y una vitrina para guardar tu vajilla, cristalería, cubertería y mantelería. Si tienes espacio libre, puedes incorporar una cómoda con 3 o 4 cajones, donde guardar todo bien ordenado en cajas o separado con hojas de papel de seda o telas naturales (de algodón o lino). Si no quieres tener demasiados complementos y prefieres utilizar tu espacio disponible para decorar o colocar plantas. Hay una máxima en decoración: menos es más. Compra lo que necesites a diario, o como mucho para cuando tienes visitas, y utiliza muebles que se adapten a tus necesidades diarias. De nada sirve tener una mesa de comedor enorme y muchas sillas, si no recibes invitados a menudo. Maximiza el espacio y opta por una mesa más pequeña, o redonda (con lamas para extenderla), acompañada de un máximo de cuatro sillas. Siempre estás a tiempo de ampliarla y añadir algunas más, de las plegables o de las ubicadas en un dormitorio o despacho. Una casa es de los que viven en ella y por tanto, sus muebles y decoración deben estar en sintonía con ello. Si tus invitados no caben en casa, mejor, llévatelos a cenar fuera.

3. El salón

En esta estancia de tu hogar, tenemos múltiples accesorios y objetos que necesitarás ordenar y guardar. En primer lugar, los mandos puedes guardarlos en una funda portamandos instalada en el lateral del sillón o del sofá; las mantas plaid y cojines accesorios, puedes guardarlos en cestas, bajo el arcón de tu chaise longue o en el interior de un puff con tapa; las revistas, mandos o posavasos, encuentran su lugar en el espacio interior de tu mesa de centro elevable; tu mueble de TV, también puede ayudarte a almacenar tus dispositivos electrónicos y material audiovisual. Todos estos muebles están pensados para proporcionarte el máximo servicio de almacenamiento y garantizar el orden. Si tienes muchos libros, películas en DVD o revistas de colección, unas estanterías altas o un mueble modular con estantes y vitrinas. Si eres aficionado a la costura o al punto, puedes guardar tus útiles en una caja, cesta o bolsa, en un rincón del aparador, del armario contenedor del salón o del arcón del sofá.

4. Tu dormitorio

Quizás ésta sea la estancia principal de tu hogar y por tanto, en la que más tiempo pasas, más objetos guardas y más ordenada necesitas que esté. Aquí van algunas ideas: una cama con arcón (con canapé abatible), donde guardar las mantas, los cojines, la ropa de temporada (guardada en bolsas de vacío o cajas), bolsos, zapatos, etc; una cómoda bien organizada con separadores en los cajones; tus complementos (pulseras, anillos, collares y pendientes) en cajas y colgadores de metal o tela; tus zapatos, guardados en un módulo zapatero del armario o vestidor; tu ropa, bien colgada y plegada en los cajones. Si tienes alguna duda al respecto y quieres saber cómo optimizar tu espacio y guardar correctamente tus prendas, te recomendamos que visites la página web y la aplicación móvil de la gurú 2.0 del orden, Marie Kondo, fundadora y experta en el método Konmari, un sistema de organización japonés, que te ayudará a ordenar tu espacio y a guardar tu ropa de manera impecable, ocupando el mínimo espacio posible (y sin arrugas).

5. La habitación de los niños

La habitación de los más pequeños de la casa puede convertirse en una zona de guerra si no les enseñas a ordenar y a mantener una rutina diaria. Ayúdales a mantener su espacio en orden, gracias a un sistema de cajas y contenedores de colores, donde guardar sus libros y libretas, las pinturas, los juguetes o sus peluches. Pega fotos en la zona frontal para indicarles dónde va cada objeto y aliéntalos a seguir organizando su zona de estudio, con cajas, bandejas y corchos.

6. Tu rincón de trabajo

En la línea de lo que comentábamos, decorar una zona de trabajo o de estudio puede ser muy sencillo, si estructuras tu espacio de una manera eficiente. Puedes ayudarte de cajas, archivadores, estantes marcados, y botes para ordenar todo tu material de trabajo. El corcho y las chinchetas son un clásico, pero te pueden ayudar mucho a ordenar tu despacho en casa, porque gracias a él, verás en un sólo golpe de vista todo lo importante y la lista de tareas para hacer durante el día o la semana.

7. La cocina

En la cocina, elimina la decoración y accesorios innecesarios. No olvides que es una zona de trabajo y que ésta debe estar pulcramente organizada. Cada alimento y condimento debe ocupar su lugar y estar guardado de la manera correcta, para que se conserve en buenas condiciones y no ocupe más espacio del recomendable. Ayúdate de botes de cristal o de metal, estantes en la despensa o mobiliario, y por supuesto, separadores para mantenerlo todo en su lugar y evitar las mezclas. Si guardas tus productos de limpieza en uno de los huecos, asegúrate de que no tienen fugas y de que ocupan un lugar alejado de la comida.

8. El baño

Mantén tu baño perfectamente ordenado, sirviéndote de cajas y de un mueble muy estructurado. Puedes organizar los cajones de tu mueble de baño, con separadores o cajas más pequeñas, donde guardar todos los útiles de aseo. En la ducha, no hay nada mejor que contar con un estante o colgador de metal, donde colocar el champú, el gel, la mascarilla y el exfoliante corporal. Las toallas, bien plegadas o colgadas, ocupan menos espacio y quedan mejor, que unas toallas mal puestas. Un baño ordenado es un baño sin demasiada decoración, ni productos de aseo a la vista. ¡Toma nota!

9. El lavador

En este espacio, normalmente, tenemos todos los productos de lavado (detergente, suavizante, lejía, activador de lavado, jabón en pastilla, etc.), las perchas para tender las camisas, las pinzas y montones de ropa sucia. Lo mismo que comentábamos con el resto de estancias: las cajas de colores con etiquetas hacen maravillas. Organízalo todo así, y ocuparás mucho menos espacio del que esperas.

10. El rincón de planchado

En este rincón o habitación, tenemos la plancha, la tabla, un armario para las toallas y las sábanas, y algunos productos como agua destilada o apresto. No es necesario que la sala sea muy grande para que podamos tener un lugar adecuado donde planchar. Si lo ordenas y le sacas el máximo rendimiento a los armarios y huecos disponibles, conseguirás un ambiente multifuncional y que podrás reutilizar para otros menesteres de tu rutina diaria, como por ejemplo, hacer ejercicio o practicar tus aficiones.

* CONSEJOS EXTRA

– Guarda tus cosas en cuanto llegues a casa.
– Mantén las superficies planas libres de objetos.
– Haz la cama todos los días.
– Recoge antes de ir a dormir y antes de salir de casa.
– Limpia la ducha y el lavabo del baño después de cada uso (sólo se tardarás un par de minutos).
– Ordena tu casa durante 15 minutos todos los días. Implica a toda la familia y acabaréis antes.
– Cuelga la ropa o échala a lavar nada más te la quites. No la amontones.
– Saca la basura todos los días.
– Lava los platos después de comer y repasa la encimera y zonas húmedas con una bayeta húmeda y limpia.
– Y una regla de oro para acabar: si traes algo nuevo a casa, deshazte de dos objetos que no necesites o que no hayas utilizado en el último año.

¿Has tomado nota de todos estos tips? Aplícalos a tu rutina diaria y comprueba su efecto en tu casa y en tu estado de ánimo. ¡Anímate y ponlos en práctica!

Última modificación: 01/06/2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *