Ruido y descanso

776

Escritor por:

descanso

El ruido tiene consecuencias directas sobre la salud y es especialmente molesto cuando se intenta dormir. Este puede acabar siendo una verdadera pesadilla. Muchas veces estas expuesto a este tipo de contaminación acústica sin ser consciente de ellos, por ello, aunque no lo puedas controlar, mantener unos correctos hábitos tanto en nuestra casa como en la calle conseguirá garantizar nuestro descanso y el de nuestros vecinos.

Un sonido superior a los 30 decibelios dificulta o imposibilita dormirse, causa interrupciones del sueño que, si son repetidas, pueden llevar al insomnio. Además, se ha comprobado que los sonidos prolongados disminuyen la calidad del sueño, volviéndose éste menos tranquilo y acortándose sus fases más profundas, tanto las de sueño paradójico (el episodio de los sueños) como las no-paradójicas. Como consecuencia de esto, aumenta la presión arterial y el ritmo cardíaco, hay vaso constricción y cambios en la respiración. Todo esto, si se mantiene constante durante un largo periodo de tiempo, puede desencadenar en problemas serios de salud e incluso afectar a la vida social, laboral y personal de la persona.

En ocasiones estamos expuestos a un exceso de ruido y no somos conscientes de ello, un claro ejemplo lo tenemos en el eterno dilema de sí dormir con la televisión encendida o no hacerlo. Aunque no lo sepamos, la luz y el sonido que nos ofrece la televisión nos impide descansar correctamente; es cierto que en muchas ocasiones tenemos la sensación de que nos dormimos antes si estamos viendo algún programa o película; pero esto es momentáneo. En realidad esto es contraproducente, lo que produce a la larga son trastornos del sueño que acaban convirtiéndose en serios problemas para nuestra salud.

 

dormir mal

La luz de la calle, el ruido de tus vecinos o bares cercanos y la disposición del mobiliario de tu habitación son algunos de los factores que pueden fastidiarte el descanso; a continuación te dejamos XX consejos para que puedas combatirlos.

  • Evita distracciones lumínicas y sonoras: Lo primero que debes saber es que para dormir lo mejor es hacerlo a oscuras y en silencio; nuestro cuerpo requiere de un buen descanso y solamente es capaz de recargar las pilas cuando todo está tranquilo. Nuestro sistema nervioso siempre está alerta, bastará una pequeña luz de una notificación, algún sonido o vibración para activar el estado de alerta.
  • Aleja el teléfono móvil de tu cama: Todos tenemos el smartphone cerca de la cama; es más, rara es la noche en la que tu última acción no sea escribir un mensaje o ver un vídeo en el teléfono. Te recomendamos que cambies de hábitos; evita aquellas cosas que impidan a tu organismo descansar y sustitúyelas por otras más relajantes y confortables. Lee antes de acostarte, haz una lista con las tareas del día siguiente o tómate un té para dormir.
  • Cierra las ventanas: Cerrar las ventanas y bajar la persiana es muy útil para combatir a los agentes externos que no nos dejan dormir. Este simple gesto puede reducir hasta en un 43% el sonido que entre a tu habitación; además la mantendrá a oscuras, creando el ambiente perfecto para tener un sueño largo y confortable.
  • Cambia las ventanas: La calle en muchas ocasiones es un molesto foco de ruido, intentar atajarlo es muy difícil, pero hay una cosa que está en tus manos para mejorar la situación; cambia el cristal de las ventanas. Actualmente existen cristales muy resistentes con los que además de aislar tu cuarto conseguirás mejorar la temperatura del mismo, obteniendo un gran ahorro energético. Aunque es una opción que en ocasiones es muy cara, por ello arreglar los desperfectos alrededor de la ventana también te ayudará.

Un mal descanso puede afectar a tu día a día; al no dormir lo suficiente tu cuerpo nota que le falta energía y esto repercutirá en tus actividades cotidianas.

En ocasiones, para dormir, la gente toma medidas drásticas, consumiendo pastillas para dormir que en ocasiones perjudican a nuestro cuerpo en mayor medida que lo que benefician. Muchos de estos medicamentos tienen detrás de ellos efectos secundarios muy nocivos para la salud, que a la larga pasarán factura. Otro remedio que es muy popular es el uso de tapones; estos a la larga pueden producir heridas e infecciones en nuestro canal auditivo; además, pueden llegar a crear una insana dependencia. Una alternativa muy saludable a este tipo de “remedios” son las infusiones y los tés naturales; estos además de ayudarnos a relajarnos y conseguir un buen descanso también son beneficiosos para cuidar a nuestro cuerpo y prevenir diversas enfermedades. En el mercado encontramos una gran variedad de estos productos, cada uno con propiedades distintas, que nos ayudarán determinados problemas, como por ejemplo la manzanilla, el té de valeriana, la lavanda o la tila.

Una noche sin ruido es un día con salud. Todos podemos ayudar a disminuir el ruido en nuestro entorno más inmediato, pero es esencial que aprendamos a evitarlo y tratarlo para conseguir recargar nuestras pilas cada noche.

 

Última modificación: 23/05/2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *