El uso del ordenador portátil en la cama

1368

Escritor por:

Cuando usamos el portátil en la cama hay muchas cosas que no nos preguntamos. ¿Es saludable para nosotros? ¿Comporta algún riesgo tenerlo apoyado sobre la cama? Muchos de nosotros adoramos la tecnología, y en ocasiones, ésta forma parte de nuestro modo de vida y de nuestro trabajo. Cuando llegamos a casa, queremos estar cómodos y disfrutar de nuestros momentos de entretenimiento y ocio sin pensar en nada más. Igual, que muchos de vosotros os lleváis el libro a la cama y leéis unas cuantas páginas antes de dormir, muchos otros, se llevan el ordenador portátil para ver una serie o vídeos en YouTube, leer la prensa o algún artículo, consultar nuestra actividad en redes sociales o jugar online.

Es el momento de plantearos una primera cuestión: ¿Alguna vez os habéis dejado el portátil encendido sobre la cama, una manta o una almohada? Estamos convencidos de que la gran mayoría (y nosotros nos incluímos) si que lo hemos hecho en alguna ocasión o lo hacemos habitualmente, sin conocer los riesgos que esto entraña para nuestro ordenador. Puede parecer una tontería o una obviedad para algunos, pero os sorprendería la cantidad de personas que han acabado con su portátil estropeado. El problema tiene mucho que ver con su ventilación y refrigeración.

Un portátil no funciona de la misma manera que un smartphone y por tanto, no podemos tratarlos de la misma manera. Un teléfono inteligente no se calienta tanto, ni tiene ranuras de ventilación en la parte inferior, como si ocurre con el portátil. Podemos dejarlos sobre cualquier superficie sin que se sobrecalienten y se estropeen. Sin embargo, tu ordenador portátil está compuesto por un sistema más complejo de piezas de hardware que ejecutan muchos procesos a la vez, y eso genera mucho calor. Si no lo ventilamos igual que la torre de nuestro ordenador y tomamos conciencia de la manera adecuada de utilizarlo, se terminará sobrecalentando y se estropeará.

No siempre tenemos una mesa a mano donde apoyar el portátil o bien, muchas veces, preferimos sacrificar la funcionalidad y las buenas prácticas, en pro de nuestra propia comodidad. Si te gusta ver series, escuchar música, ver vídeos, jugar a algún juego o trabajar sentado en la cama, deberás tener en cuenta lo siguiente:

No apoyes el ordenador directamente sobre la cama, las mantas, la almohada o justo encima de las piernas. Tu ordenador tiene un sistema de ventilación mecánico que se encarga de expulsar el aire caliente que generan los componentes internos, a través de las ranuras que tiene su base y laterales. Si tapas estas ranuras, evitarás que el ventilador expulse el aire caliente y deje pasar el más frío. Esto ocurre porque las superficies mullidas (nuestra ropa, las sábanas, la manta o la funda del sofá) se adaptan perfectamente a las formas del ordenador y cubren las ranuras, evitando la ventilación. Es muy obvio, pero no nos paramos a pensar en ello. Si el portátil no se refresca constantemente, la temperatura interior empezará a aumentar y esto puede llegar a ocasionar problemas graves en los circuitos internos.

–  Si te gusta sentarte en la cama o en el sofá con el portátil, te recomendamos que compres una mesita auxiliar de bandeja adaptable, una bandeja o un soporte para portátil. Esta especie de atriles para colocar nuestro ordenador permiten una ventilación adecuada. Existen otros que incluso llevan incorporados unos ventiladores, que puedes encender cuando veas que el ordenador se calienta más de lo normal o estás ejecutando programas que ponen a prueba su rendimiento. En casos extremos, el sobrecalentamiento del ordenador puede ocasionar que se fundan piezas del ordenador, pequeños incendios e incluso, la intoxicación de la persona, que lo estaba utilizando, mientras duerme.

Una vez conocemos los riesgos que entraña dejar el portátil encendido sobre la cama o apoyarlo mientras desarrollamos nuestras actividades, os planteamos una segunda cuestión relacionada con las posturas que adoptamos al utilizar el ordenador en la cama. Una mala postura  puede llegar a generar dolores crónicos. Aprende cuál es la mejor manera de sentarse o colocarse en la cama para poder disfrutar de tu ocio y de la tecnología en la cama, sin sufrir molestias posturales.

– Intenta cambiar de posición de vez en cuando y busca siempre la postura más cómoda. Si sientes incomodidad en alguna de las posturas que adoptes, cámbiala inmediatamente y encuentra la que te haga sentir mejor. Hacer esto evitará que tu cuerpo se resienta y acabes con los músculos cargados.

Ayúdate de almohadas y cojines para encontrar apoyo. Si te colocas una bien mullida en la zona lumbar y otra en la parte superior de la espalda, descargarás un poco de peso y podrás descansar. Por el contrario, si te apoyas directamente contra el cabecero estarás incómodo y tenderás a flexionar la espalda y a acomodarte en posiciones poco recomendables. Si estás tumbado en otras posturas, utiliza también la almohada para apoyar la cabeza o parte de tu tronco.

– Si no vas a estar sentado con los pies apoyados en el suelo, te recomendamos que coloques una almohada bajo las rodillas y las mantengas ligeramente flexionadas. Las rodillas y las caderas deberían estar bien apoyadas en la cama o en el cojín, para conseguir una postura adecuada, que no nos ocasione dolores o contracturas.

No te encorves. Si tu ordenador portátil está demasiado cerca o lejos de tu cabeza, te verás forzado a inclinar el cuello para ver la pantalla bien. Ésta debería estar enfrente a una distancia de unos 2 o 3 palmos, y apoyado sobre un soporte como los mencionados (y si va con ventilador, aún mejor). Si lo colocas a la distancia, posición e inclinación adecuada, evitarás que tu cuello se canse y se contracture.

– Cuando te levantes de la cama, realiza unos estiramientos sencillos de tronco, brazos y piernas. Esto te ayudará a liberar parte de la carga y de la tensión que has acumulado en una determinada postura. Es importante que mantengas la espalda erguida, bien apoyada y que, a continuación, la estires y la ejercites un poco para evitar posibles daños.

Estas son algunas recomendaciones relacionadas tanto con tu postura como con el buen uso de tu ordenador portátil en la cama. ¿A ti se te ocurre alguna idea más?

Última modificación: 20/04/2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *