Cuando trabajas en tu dormitorio

196

Escritor por:

Tener un sueño reparador es fundamental para una buena calidad de vida. Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, por ello debemos asegurarnos que el dormitorio de nuestra casa tiene las condiciones óptimas para garantizar el mejor sueño posible.

Lo ideal es que tu dormitorio tenga una sola función, la de dormir y descansar. Si no es así, y utilizas tu dormitorio también para trabajar, es muy importante que tengas en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • El orden es imprescindible cuando se utiliza el dormitorio para trabajar y dormir por igual. Si éste es tu caso, utiliza módulos de almacenaje cerrados en los que planifiques el espacio. Después de utilizar el espacio de trabajo, déjalo todo bien ordenado. Apaga ordenador y deja todos los archivos y papeles en su sitio, a poder ser fuera del alcance de la vista.
  • Si la función principal de la habitación es la de dormir aunque también tienes un pequeño escritorio en el que trabajas de vez en cuando, deberás pensar en la forma de disimular el escritorio, quizá puedas reconvertirlo en un tocador adosado a la pared.
  • No utilices muebles que se identifiquen claramente como mobiliario de oficina. Hay mesas y sillas muy cómodas que pueden hacerte la función de escritorio.
  • El sistema de almacenaje del material de trabajo debería adaptarse al estilo de la habitación en conjunto.
  • Por último, recuerda la importancia del aislamiento mientras duermes. Una habitación oscura, sin ruidos externos estridentes y a una temperatura óptima son condiciones imprescindibles para un sueño reparador.

Última modificación: 23/05/2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *